Restyling en casa unifamiliar en la Costa Dorada

 

Reencontrar a un cliente con el que se creó una estrecha relación ya hace unos años y después de todo este tiempo que vuelva a confiar en nosotras para poner su casa a punto, Siempre es un placer.

La situación ha cambiado y ese cambio familiar hizo que hubiera la necesidad de darle a la casa un aire fresco, alegre, dulce…

El recibidor, salón comedor y las zonas comunes tenían una entrada de luz un poco insuficiente y había posibilidades de hacer que ese espacio fuese mucho más luminoso, convirtiendo la salida al porche en una gran cristalera de casi seis metros.
Realmente fue un cambio increíble, esto nos fue motivando a seguir mejorando con más cambios. La barandilla de la escalera interior la tiramos, junto con un tabique que separaba esta, de la zona del salón-comedor, de esta manera la visual que tienes desde el recibidor es mucho más amplia y luminosa.
Hemos convertido un pequeño pasillo en un nuevo espacio abierto dónde luce la lampara que cuelga del hueco de la escalera, haciéndola a un espacio de recorrido más agradable.

Decidimos darle calidez con un roble natural mezclado con un toque de hierro en negro y laca en color taupe. Una combinación muy acogedora, luminosa y fresca.

Para que además quedase alegre y romántica usamos los colores berenjena, rosa y gris para los textiles, tapicerías, alfombras y cojines. Y para darle un toque de fantasía le propusimos una lampara de Olé, con pantallas de cuerda que quedan a diferentes alturas y tienen las tonalidades escogidas para ese espacio.

Me encanta cómo ha quedado, lo celebramos y brindamos con el cliente por el gran cambio y el principio de una nueva etapa.

Ya estamos trabajando para darle ese mismo cambio a la cocina, estad atentos porque estoy impaciente para poder ver el nuevo resultado!

 

 

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?